Los técnicos inspectores, ante la solicitud del ganadero, y tras la comprobación de los registros y documentos legales exigidos por la administración, verifican la raza, edad y peso de los cerdos, así como el número máximo de animales que puede engordar la explotación en régimen de montanera. Se identifican cada uno de los animales aptos mediante un crotal metálico numerado.

A partir de este momento, los servicios técnicos realizan tantas visitas a la explotación como consideren oportunas. Perderán el amparo del Consejo regulador, aquellos animales que no cumplan con las exigencias del mismo, llegando a matadero sólo aquellos que finalicen su fase de engorde correctamente.

logo-dehesa crotal1

Advertisements