Jamones y Embutidos Sierra de Monfragüe se complace en presentar una suculenta propuesta gastronómica, susceptible de ser consumida en frío o en caliente, en forma de “Quiche de jamón con guisantes”. La receta cuenta entre sus ingredientes con los Tacos de Jamón Ibérico de Cebo de la firma extremeña”, que se comercializan en un formato  Quiche de jamón con guisantes 2práctico que permite consumir la cantidad desea de producto manteniendo sus condiciones óptimas de conservación durante más tiempo. Elaborados con los centros del Jamón Ibérico de Cebo deshuesados de la firma extremeña, se presentan en vistosas cuñas compactas envasadas al vacío.

LA RECETA

Quiche de jamón con guisantes:

Ingredientes:

  • 1 lámina de masa quebrada
  • Guisantes
  • Jamón ibérico de cebo Sierra de Monfragüe
  • 200 g de queso rallado
  • cebolla opcional
  • 200 g de nata líquida para cocinar
  • 3 huevos grandes
  • sal
  • pimienta
  • nuez moscada

Preparación de la Quiche de jamón con guisantes:

Precalentar el horno a 200ºC.

Extender la masa quebrada y forrar un molde previamente engrasado de aproximadamente 20 cm. Pinchar la masa para que no forme burbujas, cubrir con papel aluminio o papel de horno y poner encima legumbres para que no se levante la masa en el horno. Horneamos 15 minutos a 180ºC y reservamos la masa.

En una sartén con un chorrito de aceite de oliva salteamos un poco de cebolla, los guisantes y el jamón que lo incorporamos a lo último porque solo necesita un golpe de calor. Quiche de jamón con guisantes 1Retiramos y reservamos.

En un bol mezclar los huevos, los batimos, incorporamos la nata salpimentamos al gusto (teniendo en cuenta que el jamón ya da mucho gusto) y lo batimos de nuevo. Incorporamos lo que teníamos reservado en la sartén y el queso rallado lo mezclamos y lo repartimos por la masa, un poco de queso de gratinar por encima y al horno a 180º unos 35 min

 

El producto

Elaborado con las patas traseras de los cerdos ibéricos de Cebo, animales que se crían en las dehesas extremeñas, alimentados con piensos naturales, tubérculos y hierbas del campo. Tras el despiece, en nuestra fábrica recibimos las piezas y las pesamos una a una, les colocamos en la parte superior, una etiqueta con un navete en el que aparece el número de lote, la fecha en la que comienza la salazón, el peso de la pieza en el momento en que empieza a salar. Posteriormente colocamos los jamones en las pilas de sal, los días necesarios en función de los kilos de cada pieza. Una vez que termina el periodo de salazón, procedemos a lavar cada pieza con agua tibia y los colocamos en un secadero, controlando la temperatura y la humedad durante los tres primeros meses, posteriormente pasan a los secaderos naturales, allí permanecerán durante dos años. Durante ese tiempo procedemos a proteger la superficie del jamón con manteca y aceite vegetal. Todo de manera muy natural.

Envase al vacío con piezas de jamón de 0,5 kilogramos.

Precio de venta al público recomendado: 16€.

Advertisements